La grandeza de la familia en su día internacional

Filed under Familia, General

La sexualidad, mediante la cual el hombre y la mujer se dan uno a otro con los actos propios y exclusivos de los esposos, no es algo puramente biológico, sino que afecta al núcleo íntimo de la persona humana en cuanto tal. Ella se realiza de modo verdaderamente humano, solamente cuando es parte integral del amor con el que el hombre y la mujer se comprometen totalmente entre sí hasta la muerte. La donación física total sería un engaño si no fuese signo y fruto de una donación en la que está presente toda la persona, incluso en su dimensión temporal; si la persona se reservase algo o la posibilidad de decidir de otra manera en orden al futuro, ya no se donaría totalmente.

Esta totalidad, exigida por el amor conyugal, corresponde también con las exigencias de una fecundidad responsable, la cual, orientada a engendrar una persona humana, supera por su naturaleza el orden puramente biológico y toca una serie de valores personales, para cuyo crecimiento armonioso es necesaria la contribución perdurable y concorde de los padres.

El único “lugar” que hace posible esta donación total es el matrimonio, es decir, el pacto de amor conyugal o elección consciente y libre, con la que el hombre y la mujer aceptan la comunidad íntima de vida y amor.  La institución matrimonial no es una ingerencia indebida de la sociedad o de la autoridad ni la imposición intrínseca de una forma, sino exigencia interior del pacto de amor conyugal que se confirma públicamente como único y exclusivo.  Esta fidelidad, lejos de rebajar la libertad de la persona, la defiende contra el subjetivismo y relativismo.

Por todo ello la familia es la auténtica comunión de personas. En el matrimonio y en la familia se constituye un conjunto de relaciones interpersonales —relación conyugal, paternidad-maternidad, filiación, fraternidad— mediante las cuales toda persona humana queda introducida en la «familia humana. El mandato de crecer y multiplicarse, dado al principio al hombre y a la mujer, alcanza de este modo su verdad y realización plenas.

Todos los miembros de la familia, tienen la responsabilidad de construir, día a día, esa comunicación e interrelación mutua, haciendo de la familia la “escuela de humanidad más completa y más rica”. En ella se manifiesta  el cuidado y el amor diario hacia los pequeños, los enfermos y los ancianos, compartiendo los bienes, las alegrías y los sufrimientos.

Un momento fundamental se produce en  el intercambio educativo entre padres e hijos, en el que cada uno da y recibe. Mediante el amor, el respeto y la obediencia a los padres, los hijos aportan su específica e insustituible contribución a la edificación de una familia auténticamente humana. Los padres a su vez deben ejercer su autoridad irrenunciable como un servicio ordenado al bien de los hijos, y a procurar que adquieran un ejercicio de la  libertad verdaderamente responsable. En este intercambio los padres son también conscientes del beneficio que continuamente reciben de los hijos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *