Cómo pudo aparecer el ser humano?

Filed under General, Sociedad

Según muchos autores  el mecanismo más frecuente de especiación,  es decir el mecanismo de producción de nuevas especies se produce a partir de una o pocas parejas.
Un dato a tener en cuenta es que, desde el antecesor común al hombre y al chimpancé, que existió hace unos cinco millones de años, ha habido, en la línea evolutiva que conduce al hombre, cuatro mutaciones cromosómicas, dato que coincide con las cuatro especies que se han identificado en esta línea: australopiteco, Homo hábilis, Homo erectus y Homo sapiens. Esto podría significar que son, efectivamente, especies biológicamente distintas y que todas se originaron por especiación instantánea debido a una mutación cromosómica.

Teniendo en cuenta lo esto, nos inclinamos a pensar que “Adán” tuvo que ser el primer individuo de la especie Homo sapiens, aunque, para la cuestión que nos ocupa, daría lo mismo que fuera anterior. En todo caso, sería el primer individuo de la primera especie con inteligencia reflexiva, es decir, con alma o espíritu. Aunque parece más frecuente que las nuevas especies que aparecen por mutaciones cromosómicas se produzcan a partir de un número reducido de individuos, y no de una sola pareja, esto último es perfectamente posible; y así lo vamos a explicar para contrarrestar los prejuicios antimonogenistas, que no son científicos sino ideológicos: la única razón que se puede encontrar para posturas de este tipo es una oposición de principio a la Sagrada Escritura por parte de muchos científicos.

Lo más natural es que haya aparecido como los individuos de muchas nuevas especies: engendrado, con una nueva mutación cromosómica, por un homínido exteriormente parecido a él, pero de una especie distinta. Sus progenitores biológicos no serían propiamente sus padres, ya que este concepto se reserva para quien engendra algo según su propia especie.
Ese individuo sería el primero con una dotación cromosómica y genética correspondiente a la especie humana y, por tanto, Dios crearía y le infundiría su alma, como hace siempre, aunque con la particularidad de que ésa fue la primera vez. Con la primera mujer pudo ocurrir algo semejante.

Al fin y al cabo, ¿cómo aparecen todos los hombres?: por la unión de dos células sin importancia, que en la mayoría de los casos se pierden antes de unirse sin que esto suponga ningún problema; pero su unión produce una nueva célula con dotación genética y cromosómicamente humana que, aún siendo una sola célula es totipotente —sus genes están programados para desarrollar un organismo completo—, y que es, en consecuencia, un nuevo individuo de nuestra especie al que Dios infunde un espíritu creado en ese mismo instante.

La aparición de la primera pareja pudo ser así. En un homínido macho existen algunos espermatozoides con una mutación cromosómica que implica que ya no son los propios de su especie, sino que han llegado a tener las características de un espermatozoide humano ; en un homínido hembra puede ocurrir lo mismo con algunos de sus óvulos. Si estos dos homínidos se cruzan y se produce la fecundación de un óvulo mutado con un espermatozoide mutado, entonces aparece el primer ser humano, y además el primer hecho sobrenatural en el universo material desde su misma Creación: una nueva creación, la del alma del primer hombre y con ella la primera psique. 

La humanización, entendida como la adquisición de la capacidad de un pensamiento reflexivo, sólo puede ser instantánea. Esto es evidente, ya que es una capacidad que tiene que aparecer en un determinado momento; antes no existía y ahora existe: no es necesario enfrascarse en discusiones sobre si puede progresar, lo importante ahora es el hecho de si existe o no; y actualmente sólo hay una especie que posea dicha capacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *