Día internacional de la familia

Filed under Familia, General

Ayer día 15 de mayo celebramos el día internacional de la familia y lo primero que podemos constatar es que la familia no está  en crisis  en absoluto, sino que se va adaptando a los tiempos para poder cumplir la misión esencial que viene desarrollando desde hace miles de años con resultados extraordinarios.

Los datos muestran importantes cambios en la composición, dimensión y comportamientos de las familias. Aún así, la fórmula de convivencia más utilizada en España sigue siendo el matrimonio, 85,4% del total de parejas; de esos 9,6 millones de parejas casadas, casi dos de cada tres tenían hijos (6,05 millones).  Aún habiendo aumentado los hogares unipersonales, la convivencia en pareja –fundamentalmente el matrimonio– y la tenencia de hijos, sigue siendo la fórmula predominante.

Es en la familia donde la persona encuentra un entorno auténticamente humano para desarrollarse y el primer lugar en el que las personas nos socializamos. Es, por tanto, un elemento estructural esencial de la sociedad.

Sin embargo uno de los problemas es que, en ciertos ámbitos, hoy no se reconoce a la familia como el mejor lugar para nacer, se ha oscurecido el derecho que los niños tienen a educarse con un padre y una madre en un entorno estable. Sabemos que muchas mujeres y hombres no tienen los hijos que les gustaría. Remover los obstáculos que se lo impiden es un reto importante que implica un trabajo de todos los actores sociales.

Otro reto es conseguir que al legislar y aprobar planes y medidas que afecten a las personas y a sus familias, se considere al ciudadano como miembro de una familia con las peculiares relaciones que se derivan de ella. Es necesario que la mujer sea tenida en cuenta como madre y el hombre como padre, y ambos como cuidadores de sus hijos y, quizá, de sus padres, y no solamente como individuos aislados.

Hoy más que nunca son necesarias políticas de apoyo a la maternidad (que forman parte de las políticas familiares) y, en concreto, la elaboración de una Ley de protección de la maternidad que contemple medidas específicas de apoyo a la natalidad y, en particular, a las embarazadas en situación de vulnerabilidad. Que tenga en cuenta la maternidad desde una visión multifactorial (salud, emocional, económica, fiscal, laboral, etc.), atendiendo de forma especial a aquellas mujeres gestantes que presenten necesidades específicas como ser menores de edad, discapacitadas o con hijos discapacitados o inmigrantes

En el caso de las familias numerosas, los obstáculos son mucho mayores, puesto que el esfuerzo que deben realizar a todos los niveles –económico, de tiempo…– es mucho mayor. Esto es paradójico si tenemos en cuenta que las familias con hijos, especialmente las numerosas, son las que más aportan a la sociedad y es realmente injusto que lo hagan a costa de enfrentarse a grandes dificultades en su día a día.

Es necesario crear las condiciones adecuadas para que cada familia pueda decidir libremente los hijos que quiere tener, puesto que muchas parejas tienen en nuestro país menos de los que de verdad querrían.  Es evidente que cada vez hay mayor conciencia social y política sobre el problema demográfico y sobre la necesidad de apoyar y proteger a la familia: los políticos ya hablan del suicidio demográfico y saben que es un asunto serio que hay que atajar.

Y como medidas concretas a llevar a cabo, hacen falta políticas de conciliación que faciliten compaginar la vida laboral y familiar; incentivos para fomentar la contratación laboral, bonificaciones fiscales para las familias con mayores responsabilidades familiares, así como ayudas directas a familias numerosas, ya que hay muchas de ellas en las que solo trabaja el padre y la renta per capita es justa, pero no llegan a las deducciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *