Menú
Categorías
SOLIDARIDAD Y MEDIOS
Ayudas de Biden y renta básica
3 febrero 2021 General
La ayuda de 2000 dolares de Biden podria convertirse en una renta mínima

Una de los proyectos de Joe Biden , despúes de su llegada a la Casa Blanca es establecer pagos directos para los habitantes de Estados Unidos. Cada ciudadanos recibiría una ayuda de unos 2000 dolares en efectivo (1400 más los 600 ya aprobados en diciembre), para que lo gaste en lo que decida, siempre que gane menos de 150.000 dolares al año. Posteriromente la iniciativa de algunos congresistas demócratas podría alargar esta ayuda a lo largo de 6 meses. Es posible que en un futuro esta asignación pudiera convertirse en algún tipo de renta mínima permanente para algunos estadounidenses.

Es un paso más en el debate sobre la necesidad de una renta mínima universal para determinados colectivos muy desfavorecidos, aunque este tipo de ayudas solidarias no es una idea que haya surgido por efecto de la pandemia, pues no es la primera vez que este tipo de subsidios se implanta en la gran nación americana.

Alaska instituyó en 1976 un fondo de inversión llamado Alaska Permanent Fund, destinado a que las compañías petrolíferas dejasen en su territorio parte de los beneficios obtenidos por la extracción del mineral líquido, como manera de compensar a sus habitantes.

El fondo registró una inversión inicial de 735.000 dólares en su creación, pero se ha convertido en un gigante cuyos activos se valoraban en 2016 en más de 61.000 millones. El fondo no deja de crecer: cada año, al menos el 25% de los ingresos que recibe Alaska en casi cualquier concepto por parte de las compañías petrolíferas se debe destinar, por Ley, al Fondo.

De esta forma, anualmente todos los habitantes de Alaska reciben un ingreso que va variando según la rentabilidad del fondo, entre los 800 y los 2000 dólares. El único criterio para recibir el fondo es demostrar ser residente en Alaska durante el último año y no ser encarcelado por un delito. A pesar de la baja cuantía de esta renta, Alaska es el segundo estado donde la desigualdad es menor. En un reciente sondeo, los ciudadanos de Alaska recordaron las principales ventajas: ecuanimidad en el trato y en la distribución y asistencia a las familias con problemas. Un 58% de los encuestados se mostró a favor de pagar más impuestos para mantener el fondo. Alaska se encuentra entre los estados más ricos de EEUU en renta per cápita (el 6º estado con mayor renta con 68.356$ en 2016), también, la pobreza es menor (un 9,2% de los habitantes en riesgo de pobreza, en comparación con 13,5% de media nacional en 2015).

El premio Nobel de economía Vernon Smith definió en su día el programa de Alaska como «un modelo que los gobiernos de todo el mundo harían bien en imitar», y estudios más recientes demuestran que ha servido para reducir la desigualdad. Así, entre 1980 y 2000 Alaska invirtió la tendencia general de Estados Unidos, avanzando hacia una mayor igualdad: Mientras en otros territorios el 20% de la población más rica incrementó sus rentas mucho más rápido que el 20% más pobre, durante ese mismo periodo en Alaska ocurrió lo contrario: el 20% con menos ingresos vio cómo su renta se incrementaba a un ritmo del 25%, frente al 10% en que crecieron las rentas de la quinta parte de la población más rica. El coeficiente de Gini en el estado de Alaska es de 0,422, mientras que el del conjunto de EEUU es de 0,469.

En verano de 2017, Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, visitó Alaska y quedó encantado con los programas sociales, asegurando que «son una lección para el resto del país». Al igual que otros empresarios de Silicon Valley, Zuckerberg cree que se destruirá mucho empleo por las nuevas tecnologías, como el coche autónomo. En un mundo así, opina, habrá que inventar un nuevo contrato social y la Renta Básica Universal sería, en parte, la respuesta. Facebook obtiene ingresos millonarios explotando los datos de millones de usuarios en todo el mundo, por tanto no es descabellado que parte de esas ganancias se destinase a financiar programas sociales. Este intercambio de datos por Renta Básica Universal es una idea muy atractiva para Zuckerberg. La idea debería atraer a los ejecutivos de Silicon Valley, y sería una publicidad increíble. Muchos empresarios del sector temen la intervención del Gobierno, ya que implicaría la intervención de una empresa tecnológica en el campo de lo social, pero no está escrito en ninguna parte que los gobiernos sean los únicos que puedan llevar a cabo una redistribución de riqueza. «Debemos explorar posibilidades como la Renta Básica Universal para asegurarnos de que todos tienen dinero para probar nuevas ideas», proclamó Zuckerberg en Harvard.

El descubrimiento posterior del escándalo que supuso la fuga de datos de facebook de 50 millones de usuarios estadounidenses, con fines electorales, ha dejado en entredicho las supuestas sinceras intenciones solidarias de Zuckerberg

Sin embargo Alaska queda como una fuente de inspiración por ser un modelo que funciona desde hace más de 40 años y que cuenta con un apoyo social incuestionable.

Deja un comentario
SOLIDARIDAD Y MEDIOS
***