Conocidos o amigos

Filed under General, Solidaridad, Valores

amigosSon dos palabras frecuentes en el vocabulario del mundo de los afectos. A pesar de esta cercanía,  hay una enorme diferencia entre  ellas. No es lo mismo “conocido” que “amigo”. Una persona, puede tener muchos conocidos. Tener amigos, es una cosa bien diferente.   Bastaría un vistazo a cualquiera de los programas de los llamados “del corazón”, en la televisión, para advertirlo. 

Para tener “conocidos”, es suficiente con ser “sociables”. Lograr “amigos” es otra  cosa. No depende de una sola persona. La amistad requiere la respuesta de las dos:  una respuesta positiva y gratuita de ambas. Es esta gratuidad, la que convierte la amistad en un don, un regalo, al que se corresponde de igual manera. Pero no es su única exigencia. 

La amistad se fundamenta en la generosidad para servir al amigo. Crece con el ejercicio de  esa generosidad y se consolida con el tiempo.  La amistad y, consecuentemente, los amigos,  son el resultado de una confianza nacida de un cariño correspondido, que crece, hecho obras, en favor del amigo. 

Por ello, se comprende fácilmente por qué la amistad y los amigos son, como el agua,  un bien escaso que  todas las personas los necesitan. Por ello también se entiende el que la amistad y el amigo verdadero, se mantengan a pesar  del paso del tiempo.

Todos necesitamos tener amigos, cultivar su amistad; ser amigos de nuestros amigos,  especialmente ahora que predomina y se rinde culto al egoísmo.  Y no sólo eso: necesitamos comprender la situación de soledad que, por no tenerlos, pueden vivir personas que están cerca de nosotros. La falta de un buen amigo, de una buena amiga, puede ser la causa de  comportamientos que, seguramente, tampoco ellas desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.