El turismo de la muerte

Filed under Bioética, General

eutanasia_01La llegada de forasteros a Suiza fascinados por los chiringuitos abortistas que ha instalado Dignitas, ofreciendo cooperación al suicidio, comienza a preocupar a los helvéticos, que no desean ser la meca del turismo de la muerte, que ha crecido a raíz de que un anglosajón se matara ante las filmadoras televisivas de ITV, que sufragaron el desplazamiento a Suiza del inglés.

El trabajo se le facilita ya que el Código Penal suizo, que data de 1942, concluye que la ayuda al suicidio no es delito. En Holanda y Bélgica la eutanasia está legitimada, bajo ciertos requisitos y se administra, solamente, a los oriundos. Por el contrario, Dignitas brinda su asistencia a los extranjeros. La cifra de mortales que concurren a Suiza para matarse va creciendo. Hasta el momento se superan los 100 suicidios asistidos, en el citado centro abortista suizo. 

De los 2.500 miembros que lo componen, tres cuartas partes son forasteros. Por un precio de 25 francos suizos, consiguen asistencia para suicidarse. Deben exhibir los documentos médicos con el diagnóstico y que un médico del abortorio les prescriba una sustancia, que deberán tomar por sí mismos. “Este tipo de turismo no es el que desean los suizos”, afirma Andreas Brunner, fiscal del cantón de Zúrich, y está provocando una sensación de angustia. Brunner sospecha de este cuchitril abortista. En este momento está indagando un caso en que el mortal que se suicidó padecía una fuerte depresión y no una dolencia terminal. Determinados políticos especulan que sería conveniente reglamentar la cooperación al suicidio, de forma que los enfermos tengan más tiempo para poder modificar su determinación.

La demanda de un doliente que ya no quiere vivir, lo que pretende indicar es que no desea vivir así, por lo que puede ser una súplica de que se le calme su sufrimiento o su dolorosa melancolía.

La eutanasia consiste en atrapar a la muerte de modo avanzado y, así dar fin a la propia existencia. Este suicidio se muestra burdo y cruel. Nos encontramos ante la cultura de la muerte que triunfa en las sociedades opulentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.