En busca de antídotos contra el consumismo

Filed under Noticias
FUENTE: DIEGO ERRÁZURIZ KRÄMER – aceprensa

Los eventos de consumo masivo de fin de año se han extendido por los cinco continentes, pero a la vez, crecen algunas iniciativas que buscan detener esta maratón de compras mediante el boicot, apelando a la economía circular o a la filantropía.

El crecimiento de las ventas durante los días del Black Friday y del Cyber Monday es un fenómeno que se puede ver en muchos países, si bien los datos preliminares de este año sugieren que las restricciones por la pandemia y los problemas en la cadena de suministros podrían estar ralentizado las ventas, al menos en Estados Unidos.

Lo que comenzó como un hito del inicio de la temporada de compras y una forma de adelantar los regalos navideños accediendo a descuentos, se ha convertido en un ícono del consumismo. Cada año vemos cómo la semana siguiente al Día de Acción de Gracias acuden multitudes a los comercios –físicos y virtuales–, atraídas por ofertas que invitan a comprar como si no existiera un mañana.

La semana del Black Friday y del Cyber Monday se ha convertido en una gran campaña de marketing a escala mundial, bajo la que se amparan empresas de todo tipo, desde comerciantes de electrodomésticos hasta farmacias. Los vistosos mensajes y las cifras de los descuentos inducen a aprovechar oportunidades supuestamente únicas, cuando en muchos casos no lo son.

¡No compres nada!

A comienzos de los años 90 surgieron las primeras reacciones al Black Friday. Uno de esos movimientos ciudadanos de protesta fue el Buy Nothing Day. Kalle Lasn, iniciador de esta causa planteaba que “el exceso de consumo es la madre de todos los problemas ecológicos” y alertaba sobre los daños en la salud mental de las personas.

Este movimiento anticapitalista, iniciado en Canadá, se ha extendido a través de campañas publicitarias rupturistas que buscan generar polémica. Con un estilo combativo, critica a las grandes compañías, buscando cumplir su misión de boicotear el consumismo en sus días más icónicos.

El consumo responsable de cada persona es clave para generar cambios, pero las empresas también pueden jugar un rol importante adoptando prácticas más sostenibles

Mejor reutiliza

Con una campaña para comprar electrodomésticos reciclados se convocó el primer Green Friday. Corría el año 2017 y un grupo de franceses formó un colectivo para divulgar mensajes a favor del consumo responsable y de los beneficios de la economía circular. Los impulsores de esta causa la definen como una cruzada contra el “consumo kamikaze” y buscan involucrar a empresas para que sean parte del cambio cultural.

En sus pocos años de existencia ha contado con el apoyo del municipio de París y ha conseguido que empresas relevantes, entre ellas IKEA, se sumen a su causa. Por ejemplo, la empresa sueca de artículos para el hogar, en vez de ofrecer descuentos por el Black Friday, aprovecha para impulsar durante ese día su servicio de recompra de muebles.

Esta reacción verde frente al consumo compulsivo ofrece una alternativa sostenible a las empresas, impulsándolas a reorientar su modelo de negocio, a la vez que se sensibiliza a los compradores respecto a la irracionalidad de muchas de sus adquisiciones.

La filantropía como antídoto

Otra campaña que busca hacer frente al consumismo es el Giving Tuesday. Invita a dedicar el martes siguiente al Black Friday y al Cyber Monday a celebrar la acción de dar, involucrando a miles de proyectos solidarios en una plataforma online e incentivando las donaciones a esas causas. Las redes sociales cumplen un rol clave para que congregar a sus simpatizantes, y grandes empresas y medios de comunicación de todo el mundo contribuyen en la difusión de su mensaje.

Extendida en más de 75 países, esta iniciativa nacida en Estados Unidos, promueve la donación de alimentos, dinero, tiempo u objetos de segunda mano, incentivando la generosidad en la vida cotidiana. Para los impulsores del Giving Tuesday, la realización de actos filantrópicos son una especie de antídoto contra el consumismo y, por tanto, merecen ser promovidos y celebrados en un día especial.

Surfeando el Black Friday y el Cyber Monday

Hacer regalos de Navidad es una costumbre extendida por todo el mundo. Poder realizar esas compras evitando la trepidación es ya un buen primer paso, pero cabe preguntarse si es realmente más barato comprar en estos días de ofertas especiales.

Según un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España, en el que se analizaron los precios de más de 2.500 productos de más de 60 establecimientos que destacan por sus ofertas de Black Friday, durante 2020 solo el 19% de los productos bajaron de precio durante esos días, un 28% subió de valor y la media de los precios se incrementó en un 2,6%.

Para aprovechar, por tanto, las verdaderas ofertas que permitan cuidar nuestro bolsillo no solo se requiere moderación, sino también saber distinguir cuáles son los verdaderos descuentos. La misma OCU ofrece un verificador de ofertas en este sitio web y en Internet se pueden encontrar otras plataformas que cumplen esa función.

Así como el activismo del consumidor ha logrado ir cambiando algunas prácticas de la industria de la moda, aún está por verse si estas iniciativas serán capaces de hacerle mella a la semana del Black Friday y del Cyber Monday. Sin duda, el consumo responsable de cada persona es clave para generar cambios, pero las empresas también pueden jugar un rol importante adoptando prácticas más sostenibles, las que cada día son más valoradas por los mismos clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.