“Es una blasfemia y una ofensa a los que creen”

Filed under General, Noticias

En una nota de prensa enviada a los medios, la Conferencia Episcopal ha denunciado que la campaña de los “autobuses ateos” es objetivamente una blasfemia y una ofensa a los que creen. Aun reconociendo el derecho a la libertad de expresión, la CEE advierte que los espacios públicos no pueden ser utilizados para ofender las convicciones religiosas de muchos de los ciudadanos. La nota asegura que dar la insinuación de que la existencia de Dios no deja vivir en paz y disfrutar de la vida es intolerable aunque muestra el convencimiento de que los católicos responderán con serenidad y mansedumbre.

(CEE) En España, como en algunos otros lugares de Europa, son varias las ciudades en las que autobuses municipales circulan, o se quiere que circulen, con una extraña propaganda: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”.

La libertad de expresión es un derecho fundamental. Todos pueden ejercerlo por medios lícitos. Pero los espacios públicos que deben ser utilizados de modo obligado por los ciudadanos no deben ser empleados para publicitar mensajes que ofenden las convicciones religiosas de muchos de ellos. Si se hace así, se lesiona el derecho al ejercicio libre de la religión, que debe ser posible sin que nadie se vea necesariamente menospreciado o atacado. Insinuar que Dios probablemente sea una invención de los creyentes y afirmar además que no les deja vivir en paz ni disfrutar de la vida, es objetivamente una blasfemia y una ofensa a los que creen.

Las autoridades competentes deberían tutelar el ejercicio pleno del derecho de libertad religiosa. Es posible hacerlo compaginándolo al mismo tiempo con el amparo y la promoción de la libertad de expresión de todos. Así lo muestra el modo en que se ha procedido en ciudades como Roma, Milán o Zaragoza.

En todo caso, los católicos respetarán el derecho de todos a expresarse y estarán dispuestos a actuar, tanto con serenidad y mansedumbre ante las injurias, como con fortaleza y valentía en el amor y la defensa de la verdad: Dios es amor.

2 Responses to “Es una blasfemia y una ofensa a los que creen”

  1. Independiente de ser blasfemia y una falta de respeto para los creyentes, llama la atención que los ateos no son tales, pues los verdaderos ateos niegan rotundamente la existencia de Dios. Sin embargo, en los buses no colocan “DIOS NO EXISTE”, sino “PROBABLEMENTE DIOS NO EXISTE”, lo que en verdad es contradictorio y al mismo tiempo esperanzador. Cuando algo es “problablemente” puede ser sí o no. No se atrevieron a colocar no.
    Lo que sucede es que aún creyendo, ven a Dios como un impedimento para desatar el libertinaje.
    Luego, de colocar en los afiches gigantes de los buses “PROBABLEMENTE DIOS NO EXISTE” dice en la línea siguiente:”DEJA DE PREOCUPARTE Y DISFRUTA LA VIDA”
    Los cristianos, específicamente los católicos, no dejamos de hacer algo por miedo a un castigo divino. Simplemente no lo realizamos, porque sabemos que puede ser dañino para el otro o para mí misma. Es decir, escogemos libremente nuestro actuar que al tender al amor y a la entrega, siempre se identificará con las verdades evangélicas.
    No nos preocupamos de algo que nos estamos privando, pues el desenfreno nos lleva al encadenamiento.
    Sí disfrutamos de la vida, pues los creyentes somos alegres y gozadores, nos alegramos de dar y entregarnos sin condiciones.
    Me pregunto, ¿si esta vida es tan linda, si la disfruto con intensidad, qué será de la vida que trasciende?
    Es por eso que los creyentes son más felices y menos depresivos que los no creyentes que piensan que la vida termina con la muerte.

  2. There’s clearly lots to learn about this. I believe you made a few just right factors in Features also.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.