La fuerza del bloguero

Filed under Noticias

“Yo, una chica, iré a la Plaza Tahrir, y estaré sola. No crean que van estar seguros. Ninguno de nosotros lo está. Vengan con nosotros y exijan sus derechos, mis derechos, los de sus familias. Estaré allí el 25 de enero para decirle ‘No a la corrupción. No a este régimen”. Se llama Asmaa Mahfouz. Es activista egipcia. Desde su videoblog en Youtube alentó a los jóvenes egipcios a manifestarse en Tahrir, la plaza de la Libertad.

Fuente: La  información.com

Como ella, muchos blogueros han hecho temblar los cimientos de sus países. ¿De qué están hechos estos blogs para tener tanta fuerza, incluso para derribar regímenes?

Egipto, China, Corea del Norte, Irán, Siria, Rusia, Vietnam…Son los paraísos de la censura, de los problemas de acceso a la red, de la persecución de ‘ciberactivistas’, de la propaganda oficial, los posts que matan. La mordaza 2.0.
Aun así, la libertad de expresión online ha sobrevivido a sus verdugos inspirando y alimentando una ola de protestas global. Estos son algunos de los dueños de una opinión que pone en jaque a sistemas, gobiernos y poderosos supuestamente eternos.

La tunecina que se atrevió contra el ‘statu quo’

El suicidio a lo bonzo del jóven Mohamed Bouazizi, además de marcar el día cero de la Primavera Árabe, hizo explotar al trasfondo ‘ciberactivista’ de Túnez, que había nacido un poco antes fruto del hartazgo por los abusos del dictador Ben Alí.

A partir de este momento desde su blog A Tunisian Girl, la bloguera Lina Ben Mhenni se convirtió en la pólvora que hizo estallar el statu quo del sátrapa tunecino. Dado el bloqueo a las páginas de Facebook, YouTube o Flickr y los teléfonos pinchados por los ‘ciberpolicías’ del régimen, Ben Mehnni y otros activistas utilizaron Skype y grupos cerrados de Google para tejer una red social capaz de canalizar la rabia contra el sistema.

La mecha humana que hizo saltar por los aires la era Mubarak

El bloguero y periodista Wael Abbas Ghonim ha sido el fermento online de la Primavera Árabe en Egipto. Su opinión en internet ha hecho a la gente tomar conciencia real de que se necesitaba un cambio radical en la pilítica de Egipto y sacó a la calle a miles de manifestantes.

Firma y rostro de la información egipcia reciente en Al Jazeera, la BBC o la CNN, que lo nombró “Personalidad de Oriente Medio” ya 2007, sus crónicas desde la plaza Tahrir pasarán a la historia como uno de los testimonios más importantes de la revolución y una de las opiniones que tumbaron al régimen de Hosni Mubarak.

Su labor es comparable a la de Asmaa Mahfouz, activista egipcia que acaba de ser galardonada con el Premio Sajarov a la libertad de conciencia, la que con su videoblog en Youtube alentó a los jóvenes egipcios a manifestarse en Tahrir.

El compañero de Ai Weiwei en la mirilla del Gobierno- chino

El bloguero Ran Yunfei se ha convertido en una las figuras intelectuales más destacadas del gigante asiático junto al artista Ai Weiwei. Ran fue uno de los primeros signatarios del manifiesto político ‘Carta 08’, que pedía la democratización de China, liderado por el Premio Nobel de la Paz de 2010, Liu Xiaobo.

Su opinión a favor de los derechos humanos le ha costado entre otras cosas más de 6 meses de encierro y la etiqueta de “subversivo contra el poder del Estado”. El mismo delito por el que su compañero Xiaobo está cumpliendo once años de cárcel.

Algunos de sus incendiarios tuits como el que se publicó en febrero (“Por un lado el Gobierno impide la libertad de prensa y rechaza la libre circulación de la información, y por otro (…), oculta la verdad”) provocaron una ola de detenciones y presiones de unas autoridades que temían el contagio de los países árabes. Más de 100 activistas y blogueros chinos como Chen Wei, Wang Lihong y Chen Tao, han sido encarcelados, vigilados, intimidados o han desaparecido desde el pasado febrero, según cifras de Amnistía Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.