Matar a los discapacitados

Filed under Solidaridad, Valores

nino-downBélgica sancionó una ley sobre eutanasia en 2002, azuzada por el país colindante, Holanda. En ambos terruños el proceso fue controvertido por la oposición que tuvo que aguantar. 

El catedrático de la Universidad de Hull (Reino Unido), Raphael Cohen-Almagor, ah realizado una investigación publicada en la revista “Issues in Law & Medicine”. Repasa los antecedentes históricos y desarrollos legales, así como los reiterados abusos contra la vida. De este modo se verifica la principal propuesta del profesor: se presume que la eutanasia es una cuestión ya superada e integrada en los hábitos médicos del país, asegura que es mucho lo que queda por hacer para que la aplicación de la ley no sea engañosa. “El gobierno quiere retirar esta ley de la agenda política. Parece que ya han cumplido su trabajo, cuando en la práctica éste no ha hecho más que empezar”. 

La indagación con decenas de horas de entrevistas a los ilustres médicos del país y las reflexiones de quince años viajando por las principales policlínicas de Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Holanda, Australia y Nueva Zelanda llegan a conclusiones claras. “La mayor parte de los pacientes, de acuerdo con el testimonio de los jefes de Departamento y de los comités éticos, se agarran a la vida a toda costa. La mayoría de los que expresan el deseo de morir lo hacen por temor al sufrimiento. Pero, controlado el dolor, con la ayuda de los médicos, muchos de los que expresaron ese deseo de morir modifican su actitud y desean continuar viviendo”. 

El adiestramiento del médico y la adhesión a los códigos deontológicos de la profesión son exigencias apremiantes; “el reto de los médicos, explica Cohen-Almagor, consiste en usar apropiadamente su influencia sobre los pacientes”. En efecto, “los médicos tienen que ser conscientes del enorme papel que su consejo puede tener sobre el tratamiento elegido por sus pacientes”. 

En estos momentos se delibera en Bélgica acerca de la ampliación de la eutanasia a bebés y ancianos con lesiones mentales, como el carcinoma o la esquizofrenia. Aceptar que la existencia de los mortales disminuidos no merece la pena ser mantenida, es el paso siguiente por el precipicio resbaladizo de la eutanasia. 

La eutanasia es un grave atropello de la Ley de Dios, en cuanto que es una aniquilación premeditada y moralmente inadmisible de una persona humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.