Michael Faraday, el gran científico descubridor de la corriente eléctrica

Filed under General, Valores
PARA FARADAY LAS LEYES NATURALES Y LA LEY DE DIOS VAN UNIDAS

Faraday es considerado como el mejor físico experimental de la historia, por encima incluso de Galileo, Newton, Cavendish o Rutherford. Durante muchos años trabajó afanosamente en su laboratorio recogiendo, día a día, sus experimentos sobre electricidad óptica química y metalurgia. Sus descubrimientos más importantes son las leyes de la inducción electromagnética de la corriente eléctrica y de la electroquímica que usamos constantemente en nuestra vida diaria cada vez que encendemos una luz por ejemplo.

También inventó la idea de campo de fuerzas una de las más importantes y fecundas de la física teórica. Fue uno de los científicos más influyentes en las transformaciones que llevaron la ciencia del siglo XVIII y del XIX. En la época de su nacimiento dominaba la idea de que la luz estaba compuesta por partículas. A lo largo de su vida se empezó a pensar que es una vibración del éter, extraña sustancia sutil que impregnaba supuestamente todas las cosas. Pero los trabajos de Faraday sentaron la base de una revolución conceptual la teoría electromagnética de la luz ajena a la idea del eter. Además, el magnetismo era considerado como una propiedad singular de algunos metales y él demostró que es un fenómeno universal.

Por otro lado la electricidad era considrada una sustancia material, que él transformó en una perturbación del espacio vacío, cuyo comportamiento consiguió plasmar luego Maxwell en ecuaciones matemáticas. Si hubiese que señalar a un científico como el más influyente en el desarrollo de la tecnología que caracteriza a nuestras sociedades actuales, Faraday sería el mejor candidato. Para defender su elección bastaría con un dato: la producción de electricidad y los motores eléctricos están basados en sus descubrimientos por lo que todos los días aplicamos sin darnos cuenta algunos de los resultados de su inmenso trabajo

Pero además de ser un inmenso científico, la mente de Faraday estaba estructurada de forma marcadamente filosófica y religiosa, por lo que daba sentido a todo lo que hacía.

Sentía profundamente la armonía y el orden de las leyes de la naturaleza que consideraba de origen divino y así dice, por ejemplo, que “el libro de la naturaleza que debemos leer está escrito con el dedo de Dios” .

La analogía de las leyes de la física y la ley de Dios era muy significativa para él. Según sus palabras: “el Creador gobierna su obra material por leyes definidas que resultan de las fuerzas impresas en la materia”

Su religiosidad ayudó a Faraday a conseguir su sorprendente equilibrio y calma intelectual admirados por todos. Su amigo y colega John Tyndall que era gnóstico lo explicaba así: “la contemplacion de la naturaleza y de su relación con ella producía exaltación espiritual en Faraday. Sus sentimientos religiosos y su filosofía no se pueden separar, hay un influjo mutuo diario. La fuerza y persistencia que muestra durante la semana se deben a sus reuniones religiosas del domingo. Bebe entonces de una fuente que refresca su alma durante siete días”

Fuente: Antonio Fernández-Rañada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.