Por qué el Reino Unido necesita una boda real

Filed under General, Noticias, Solidaridad, Valores

La boda entre el príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, que se ha celebrado hoy 29 de abril en la abadía de Westminster, ha suscitado comentarios de lo más variopintos. Desde análisis políticos que diseccionan la lista de invitados hasta los detalles sobre el look de  Kate. También es una oportunidad para reavivar la estima por el compromiso conyugal.

Algunos se refieren a ella como “la boda del año”. Kate ha querido  que no se filtrara nada a la prensa sobre su vestido de novia. Ha sido una sorpresa.

Fuente:  Aceprensa

boda-de-guillermo-y-kate-middleton

Para otros medios, en cambio, los detalles rosas palidecen frente al rifirrafe político. Tras hacerse pública la lista de invitados, causó sorpresa la ausencia de los dos últimos primeros británicos, los laboristas Tony Blair y Gordon Brown. Esto contrasta con la invitación que han recibido –por distintos motivos– los políticos conservadores Margaret Tatcher y John Mayor.

Boda real y matrimonio irreal

Una cosa está clara: la boda ha interesado a gente muy diversa. Algo que, para Joana Bogle, periodista y escritora británica, puede ser muy positivo. Como explica en un artículo publicado por MercatorNet (8-04-2011), se supone que las bodas reales deberían ser una gran celebración de algo que también es una realidad importante en la vida de la gente corriente.

El problema es que cada vez hay menos bodas en el Reino Unido. Y las que se celebran, muchas veces se reducen a espléndidos banquetes, donde la música, el alcohol, la comida y los gastos fluyen sin parar. Otras muchas bodas son segundos o terceros matrimonios de uno u otro de los contrayentes, con los hijos de anteriores enlaces y la ex pareja entre los invitados.

“Ciertamente, es encantador ver a una novia entrar del brazo de su padre a una iglesia y hacer una solemne promesa a un joven que aguarda al pie del altar para entregarle su vida. Pero a menudo no se percibe la noble e importante realidad que es el matrimonio capaz de cambiar la vida”, escribe Bogle.

“Hoy día, una boda es vista como un evento divertido, ‘tu gran día’, una gran excusa para una fiesta. En la mente de muchas personas, la boda no guarda relación, a un nivel profundo, con cosas como tener hijos, formar una descendencia o dar continuidad a una familia de una generación a otra”.

Algo parecido, añade Bogle, ocurre con la educación sexual. A los jóvenes se les presenta el sexo como algo placentero que sólo guardaría una relación remota con el matrimonio, los hijos o la formación de una nueva familia. “Esto implica que hay una desconexión con la verdad biológica, porque, de hecho, la unión sexual está absolutamente conectada con los hijos, como la comida está relacionada con la nutrición. Por supuesto, está relacionada con otras cosas –con el afecto, la satisfacción de necesidades emocionales, la ternura, la alegría y mucho más–. Pero separar lo que está esencialmente unido es meterse en un lío.”

Bogle no ha  querido aguar la fiesta a nadie. De hecho, siempre ha seguido con mucho interés los preparativos de las bodas reales. Pero le preocupa ver que, en un momento en que aumentan las rupturas familiares, se haya prestado una atención mediática desmedida a detalles poco significativos, mientras se descuida lo esencial.

Con todo, confía en que la boda real dé que pensar. “El matrimonio tiene que ver con el futuro, con un nuevo comienzo. Las encuestas nos dicen que la mayoría de la gente, tanto en Gran Bretaña como en otros países, aspira a un amor para toda la vida y a formar una familia. Una gran celebración pública del matrimonio es exactamente lo que necesitaba este país”.

Impulsar la nupcialidad

El cambio que ha sufrido el matrimonio en el Reino Unido se refleja precisamente en un informe publicado en estos días por el think tank The Center for Social Justice, que muestra la correlación entre el aumento de rupturas familiares y la cohabitación en el Reino Unido. En Inglaterra y Gales, las tasas de nupcialidad han caído a un mínimo histórico; ahora el 46% de los bebés nacen fuera del matrimonio.

En la misma línea, Jill Kirby comenta en The Telegraph (18-04-2011): “Ahora que la fiebre por la boda se extiende por todo el mundo, en Gran Bretaña podríamos plantearnos cómo aprovecharla para impulsar las tasas de nupcialidad”.

Y hace notar que Ed Milliband, el nuevo líder laborista, se casará el próximo mes con su novia Justine Thornton, con la que ya ha tenido dos hijos. Milliband, dice, parece haber descubierto las ventajas del matrimonio.

One Response to Por qué el Reino Unido necesita una boda real

  1. Vale, la novia estaba radiante ese día, pero me pareció un despilfarro de dinero todo el lío de la boda, además la mayor chorrada que tuvieran que retransmitirlo en casi todo el mundo, al final ¿Para que?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.