Ventajas del divorcio: soledad, amargura, desesperación…

Filed under General, Solidaridad, Valores

el-valor-del-matrimonioEl presidente de Guatemala, Álvaro Colom, se divorció de su mujer, Sandra Torres, para que accediera a la presidencia del país. El Tribunal Supremo ha anulado su candidatura por “fraude de ley”. La Justicia considera que se divorciaron sólo para poder presentarse a las elecciones, saltándose así la ley que impide que los familiares del presidente, hasta el cuarto grado de consanguinidad, puedan presentarse a unos comicios.

El matrimonio no es simplemente una unión afectiva privada. Es un bien social. No es para todas las personas. Pero en los matrimonios sanos, niños, mujeres y hombres, son más felices que los divorciados. Esto se debe a que el matrimonio favorece las buenas relaciones entre padres e hijos. Al llegar a adultos, los hijos disfrutan de mayor unión con sus padres que los hijos de los matrimonios rotos por el divorcio.

En Estados Unidos, el 30% de los jóvenes de padres divorciados tiene malas relaciones con su madre, frente al 16% de los hijos cuyos padres siguen casados. Y en la relación con el padre, el 65% tiene malas relaciones si está divorciado; pero si siguen casados, la proporción baja al 29%.

Los niños de padres divorciados los ven con menor frecuencia y sus relaciones son menos cordiales que las existentes entre hijos y padres cuando estos están casados y mantienen el vínculo.

Por último, el matrimonio es también un seguro contra la pobreza de madres e hijos. El divorcio hace que queden más desprotegidos económicamente. Los cambios en la estructura familiar son una causa importante de que las personas caigan en la pobreza. Lo que más hace subir la pobreza infantil es el aumento de familias monoparentales.

Cuando el matrimonio se rompe, es más probable que los hijos sufran pobreza grave y persistente. Entre una quinta y una tercera parte de las mujeres que se divorcian caen en la pobreza tras la ruptura.
“El estado de los casados es un estado noble y santo y muy preciado por Dios”, afirma Fray Luis de León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.